Cuentos

CUENTOS y LEYENDAS

EL CUENTO DE LA CEBOLLA

Había una vez un huerto lleno de hortalizas y árboles frutales. Daba gusto sentarse a la sombra de los árboles. Pero un buen día, empezaron a nacer unas cebollas especiales. Cada una tenía un color diferente; rojo, amarillo, naranja, morado... Los colores eran deslumbrantes, como el color de una mirada o de un bonito recuerdo.
Después de varias investigaciones, resultó que cada cebolla tenía dentro en el mismísimo corazón una piedra preciosa. Ésta tenía un topacio, otra un rubí, otra una esmeralda... Pero por alguna incomprensible razón se empezó a decir que aquello era peligroso, inadecuado y hasta vergonzoso. Total que las bellísimas cebollas tuvieron que empezar a esconder su piedra preciosa con capas, cada vez más oscuras y feas, para disimular como eran por dentro.
Hasta convertirse en cebollas vulgares e incluso otras optaron por esconderse entre la tierra nuevamente. Pasó por allí un sabio que le gustaba sentarse a la sombra del huerto y que entendía el lenguaje de las cebollas, empezó a hablar con cada una de ellas y les preguntó:
  • SABIO: ¿Por qué no te muestras como eres por dentro?
  • Unas contestaron: Porque me obligaron a ser así...
  • OTRAS… No sé, pero me enseñaron a parecerme a los demás…
  • Otras… Porque me duele el rechazo…
  • Todas coincidieron en que las capas se las fueron poniendo otras “normales” e incluso ellas mismas lo hacían para evitar que les etiquetaran como algo “raro”
El sabio se echó a llorar, pensando en la “atrocidad” que se estaba cometiendo con tan valiosas cebollas y cuando la gente le vio llorando, pensó que llorar ante las cebollas era de sabios. Por eso desde ese día, todo el mundo llora cuando una cebolla nos abre su corazón.
Aquí acaba el cuento y empieza la investigación:
  • ¿Cuáles son tus capas?
  • ¿Cuál tu piedra preciosa?
  • ¿Puedes quitar esas capas?
Recomienda este cuento a todas esas personas que por algún motivo les han hecho sentir que ser diferente es negativo y que hay que "eliminar u ocultar" todo aquello que no entra en lo que algunas personas consideran que es "lo normal" y les han hecho ocultarse entre capas "normalizadas". Una buena autoevaluación a nosotr@s mism@s sería el hacerse estas preguntas y quizás nos sorprenda la cantidad de capas que nos hemos impuesto por querer "parecernos"o "pertenecer" a un determinado grupo.



*_*_*_*_*_*_*_*_*_*_*_*_*_*_*_*



A continuación os dejo varios cuentos de Jorge Bucay el primero   "El Elefante Encadenado" y el segundo  "La Esposa Sorda" entre otros...  Los podéis leer y escuchar aquí abajo o hacer clic en el titulo para poder escucharlos en youtube.




"El Elefante Encadenado"

Cuando yo era pequeño me encantaban los circos, y lo que más me gustaba de los circos eran los animales. También a mí como a otros niños, después me enteré, me llamaba la atención el elefante. Durante la función, la enorme bestia hacía despliegue de tamaño, peso y fuerza descomunal... pero después de su actuación y hasta un rato antes de volver al escenario, el elefante quedaba sujeto solamente por una cadena que aprisionaba una de sus patas a una pequeña estaca clavada en el suelo.

Sin embargo, la estaca era solo un minúsculo pedazo de madera apenas enterrado unos centímetros en la suelo. Y aunque la cadena era gruesa y poderosa me parecía obvio que ese animal capaz de arrancar un árbol de cuajo con su propia fuerza, podría, con facilidad, arrancar la estaca y huir.

El misterio es evidente:

¿Qué lo sujeta?

¿Por qué no huye?

Cuando tenia cinco o seis años yo todavía confiaba en la sabiduría de los grandes. Pregunté entonces a algún maestro, a algún padre, o a algún tío por el misterio del elefante. Alguno de ellos me explicó que el elefante no escapaba porque estaba amaestrado.

Hice entonces la pregunta obvia:

- Si esta amaestrado, ¿por que lo encadenan?

No recuerdo haber recibido ninguna respuesta coherente.

Con el tiempo me olvide del misterio del elefante y la estaca... y solo lo recordaba cuando me encontraba con otros que también se habían hecho la misma pregunta.

Hace algunos años descubrí que por suerte para mi alguien había sido lo bastante sabio como para encontrar la respuesta:

El elefante del circo no escapa porque ha estado atado a una estaca parecida desde que era muy, muy pequeño.

Cerré los ojos y me imaginé al pequeño recién nacido sujeto a la estaca.

Estoy seguro de que en aquel momento el elefantito empujó, tiró y sudó, tratando de soltarse. Y a pesar de todo su esfuerzo, no pudo.

La estaca era ciertamente muy fuerte para él. Juraría que se durmió agotado y que al día siguiente volvió a probar, y también al otro y al que le seguía...

Hasta que un día, un terrible día para su historia, el animal acepto su impotencia y se resignó a su destino.

Este elefante enorme y poderoso, que vemos en el circo, no escapa porque cree - pobre- que NO PUEDE.

El tiene registro y recuerdo de su impotencia, de aquella impotencia que sintió poco después de nacer.

Y lo peor, es que jamás se ha vuelto a cuestionar seriamente ese recuerdo.

Jamás... jamás... intentó poner a prueba su fuerza otra vez...

Jorge Bucay

FIN
Todos somos un poco como el elefante del circo, vamos por el mundo atados a cientos de estacas que nos restan libertad, vivimos pensando que no podemos hacer cientos de cosas, simplemente alguna vez, hace tiempo, cuando eramos pequeños lo intentamos y no lo conseguimos. Hicimos entonces lo mismo del elefante, grabamos en nuestra memoria este mensaje NO PUEDO , NO PUEDO y NUNCA PODRÉ... Hemos crecido llevando este mensaje que nos hemos impuesto a nosotros mismos y por eso nunca, nunca,  hemos conseguido librarnos de la estaca, a veces cuando sentimos los grilletes y hacemos sonar las cadenas, miramos a la estaca y pensamos NO PUEDO, NO PUEDO y NUNCA PODRÉ.

**************************************


"LA ESPOSA SORDA"




Un tipo llama al médico de cabecera de la familia:

—Ricardo, soy yo: Julián.
—Ah, ¿qué dices, Julián?.
—Mira, te llamo preocupado por María.
—Pero, ¿qué pasa?.
—Se está quedando sorda.
—¿Cómo que se está quedando sorda?.
—Si, viejo, necesito que la vengas a ver.
—Bueno, la sordera en general no es una cosa repentina ni aguda, así que el lunes tráemela al consultorio y la reviso.
—Pero, ¿te parece esperar hasta el lunes?.
—¿Cómo te diste cuenta de que no oye?.
—Y... porque la llamo y no contesta.
—Mira, puede ser una pavadita (tontería) como un tapón en la oreja. A ver, hagamos una cosa: vamos a detectar el nivel de la sordera de María: ¿dónde estás tú?.
—En el dormitorio.
—Y ella ¿dónde está?.
—En la cocina.
—Bueno, llámala desde ahí.
—MARIAAA... No, no escucha.
—Bueno, acércate a la puerta del dormitorio y grítale por el pasillo.
—MARIIIAAA... No, viejo, no hay caso.
—Espera, no te desesperes. Toma el teléfono inalámbrico y acércate por el pasillo llamándola para ver cuándo te escucha.
—MARIAA, MARIIAAA, MARIIIAAAA... No hay caso, doctor.Estoy parado en la puerta de la cocina y la veo, está de espaldas lavando los platos, pero no me escucha. MARIIIAAA... No hay caso.
—Acércate más. El tipo entra en la cocina, se acerca a María, le pone una mano en el hombro y le grita en la oreja: ¡MARIIIAAAA!. La esposa furiosa se da vuelta y le dice:

—¿Qué quieres? ¡¿QUE QUIERES, QUE QUIEREEEES?!, ya me llamaste como diez veces y diez veces te contesté ¿QUÉ QUIERES?... Tú cada día estás más sordo, no sé por qué no consultas al médico de una vez.

Esto es la proyección, cada vez que vemos algo que nos molesta en otra persona, sería bueno recordar que eso que vemos, por lo menos (¡por lo menos!) también es mío.

Jorge Bucay



**********************************************

VIDEO MOTIVACIONAL
 Video simpático, sobre la motivación y superación


 ************************

"La Tristeza y La Furia"




En un reino encantado donde los hombres nunca pueden llegar, o quizás donde los hombres transitan eternamente sin darse cuenta...  En un reino mágico, donde las cosas no tangibles, se vuelven concretas...

Había una vez...
Un estanque maravilloso.
Era una laguna de agua cristalina y pura donde nadaban peces de todos los colores existentes y donde todas las tonalidades del verde se reflejaban permanentemente...
Hasta ese estanque mágico y transparente se acercaron a bañarse haciéndose mutua compañía, la tristeza y la furia.

Las dos se quitaron sus vestimentas y desnudas, las dos, entraron al estanque.
La furia, apurada (como siempre está la furia), urgida -sin saber por qué- se baño rápidamente y más rápidamente aún salió del agua...

Pero la furia es ciega, o por lo menos, no distingue claramente la realidad, así que desnuda y apurada, se puso, al salir, la primera ropa que encontró...

Y sucedió que esa ropa no era la suya, sino la de la tristeza...

Y así vestida de tristeza, la furia se fue.

Muy calma, y muy serena, dispuesta como siempre, a quedarse en el lugar donde está, la tristeza terminó su baño y sin ningún apuro (o mejor dicho sin conciencia del paso del tiempo), con pereza y lentamente, salió del estanque.

En la orilla encontró que su ropa ya no estaba.

Como todos sabemos, si hay algo que a la tristeza no le gusta es quedar al desnudo, así que se puso la única ropa que había junto al estanque, la ropa de la furia.

Cuentan que desde entonces, muchas veces uno se encuentra con la furia, ciega, cruel, terrible y enfadada, pero si nos damos el tiempo de mirar bien, encontramos que esta furia que vemos, es sólo un disfraz, y que detrás del disfraz de la furia, en realidad... está escondida la tristeza.


Jorge Bucay


**********************


... Continuará

16 COMENTA LA PUBLICACIÓN AQUÍ:

Sonia C. Alonso dijo...

Magnífico, María Teresa. Un blog precioso, con unos contenidos inmejorables. Te felicito!

MariaTeresa Granada dijo...

Muchas gracias Sonia por tu comentario y visita... aún queda por hacer, pero bueno poco a poco. El tuyo si que es inmejorable.
Un abrazo.

Mourad Saidi Tallal dijo...

Qué cuento tan bonito! Me ha encantado!

MariaTeresa Granada dijo...

Me alegro que te guste Mourad, Buenas noches!!

carlos javier nuñez vazquez dijo...

Vés, ahora tengo más tiempo para atender a gente que aprecio de verdad... Un cuento precioso, me encanto la historia de las cebollas, y las capas que tenemos nosotros, da mucho que pensar.

Los cuentos de Bucay son obras maestras, siempre con su moraleja, el del Elefante lo colgue tambien en mi blog, el otro no lo conocía, ya lo veré, por que fallo el enlace. Y el video de los marcianitos es magistral, ya lo habí visto antas... nunca hay que cansarse de nada...

Un gran saludo

De un amigo

MariaTeresa Granada dijo...

Hola Carlos
Me alegro que te guste el contenido de esta página. Hoy estoy preparando más cuentos para publicar en esta página que la tengo un poco abandonada. Y coincido contigo que los cuentos de Bucay son obras maestras, no opino lo mismo de los libros de autoayuda, que aunque en casos puntuales pueden ayudar, en otros muchos hacen el efecto contrario, ya que algunas personas hacen una lectura literal de ellos y después pasa lo que pasa.

Muchisismas gracias amigo, por la visita y comentario ;-)
¡¡Nos leemos!!

MariaTeresa Granada dijo...

Por cierto, el enlace del cuento a mi si me funciona, no sé porque te dará error, será cosa de tu navegador.
Un saludo

Gloria jované dijo...

hola me encanto la pagina y me gustaria saber quien es el autor de el cuento de la cebolla y tener una pequeña biografia para utilizarlo para un trabajo universitario de ante mano le agradesco la ayuda.

MariaTeresa Granada dijo...

Hola Gloria, celebro que te guste esta página, gracias por visitarla. Respecto al autor no esta nada claro, puedes comprobar por ti misma haciendo una búsqueda en internet que en la mayoría de páginas comentan que es Anónimo, pero en cambio he visto otros que hablan de otras personas creo que uno se llama Roberto y otro Francisco, pero no recuerdo los nombres.
Este cuento es muy popular, por lo que si lo mencionas en el trabajo casi seguro que tu profesor/a y compañer@s sepa más sobre el autor/a. De nuevo te agradezco la visita y comentario.
Un abrazo!!

arundhati dijo...

Hermosa pagina,hoy la descubri.Ayuda a abrir el corazon!!Gracias,besos desde Chile.

MariaTeresa Granada dijo...

Gracias a ti Arundhati por la visita y el comentario. Todo un placer el "abrir corazones" y más aún si son de ese maravilloso país que es Chile. Un beso

virginia frutos carrasco dijo...

Me encantan los cuentos!!! los considero una herramienta mágica para llegar al corazón de todas las personas.

Gracias!!!

MariaTeresa Granada dijo...

Gracias a ti Virginia por la visita y comentario.
En breve ampliaré esta página con enlaces y videos muy interesantes... Solo hace falta disponer de un poco más de tiempo para que pueda hacerlo. Un abrazo

Anónimo dijo...

Gracias por tan excelente trabajo, me encanto la verdad para leerle a mis pequeñas no es solo lectura sino principios para formar mejore seres humanos.
Mil disculpas por publicar anónimo pero olvide mi contraseña..

Maritza del Pilar Cabezas Cortes dijo...

Excelentes los cuentos y sobre todo muy constructivos para trabajar con nuestros estudiantes y padres de familia para contribuir en la construccion de vida al interior y exterior del aula de clase.

Toñi Jimenez Terriza dijo...

Me encanta los cuentos que habéis elegido. Jorge Bucay dice tanto con narraciones tan simples, es maravilloso. Enhorabuena por acercarnos los cuentos a los mayores.

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

La Educación Transformadora - Vídeo de Educación Sin Fronteras

PUBLICACIÓN DESTACADA

Diversidad de Opiniones e Intrusismo Laboral

El motivo principal por el que decido crear esta entrada es porque a través de conversaciones y situaciones, me voy dando cuenta que e...

OTRAS PUBLICACIONES

NOS VISITAN DESDE...

Copyright © "El Espacio de la Diversidad" | Powered by Blogger
Design by Lizard Themes | Blogger Theme by Lasantha - PremiumBloggerTemplates.com