miércoles, enero 08, 2014

El Respeto a la Diversidad en la Educación Familiar

Educar o formar a una persona como bien es sabido es una tarea difícil, no solo porque la transmisión de valores se complica ante la Diversidad y la Unicidad del ser humano, sino que también nos encontramos con la evidencia de que existe una percepción generalizada sobre la "mala educación/formación existente" que pone a esta y a sus profesionales en tela de juicio a la mínima de cambio, ya que al parecer "todos" sabemos poseer la "receta mágica" cuando opinamos sobre la educación escolar, social y/o familiar de los demás. De ahí que en muchas ocasiones desde el seno de algunas familias rechazan la formación que les dan a sus hij@s en las escuelas, en ocasiones ignoran los objetivos y principios de las instituciones educativas, en otros casos ocurre lo contrario, es decir al diferir el enfoque familiar con el escolar nace el rechazo (algunas veces mutuo)

Para quien no lo tenga claro aún, no existen "recetas mágicas" para aplicarlas a todos por igual, porque sino estaríamos marginando y perjudicando a la Diversidad y la Autenticidad de cada persona, por lo tanto esta entrada se va a centrar en poner el "acento" en el respeto a esa diversidad basándonos en la equidad para poder empezar a obtener resultados positivos en la formación integral de la persona, cualquiera que sea el ámbito (educativo institucional, familiar y/o social) pero sobre todo en el familiar, nos solemos quejar mucho sobre la educación que reciben nuestros hijos en los centros educativos, pero no miramos de puertas para adentro y analizamos nuestras acciones, conductas y sobretodo los valores que transmitimos a nuestr@s hij@s .

También quisiera poner ese acento en que hay que partir de la premisa que cuando uno es el responsable de educar a otra persona ya sean pequeños o grandes, el que forma/educa tiene que tener muy claro quien es él y que ambas partes van a formarse con los conocimientos y experiencias de ambas partes, ya que la persona que tiene "enfrente" es distinta y uno le puede "guiar" o "aconsejar" pero nunca tratar de formar a alguien igual a ti, porque entonces sería un fracaso total en la mayoría de los casos.

La Educación Familiar  está concebida desde la percepción de cada uno, por las vivencias, carencias y experiencias personales que hayamos experimentado, con una dificultad añadida y es que al contrario que puede ocurrir en la educación escolar que las experiencias y vivencias en gran parte nos pueden servir positivamente de orientación "general", en cambio en el ámbito familiar esas mismas vivencias pueden convertirse en un arma de doble filo. Por el hecho que a veces perjudicamos a los hijos porque nos "empeñamos" en que sean lo que nosotros no llegamos a ser, aquello que quisimos ser y no lo conseguimos.

... No es muy conveniente aceptar la idea que muchas personas utilizan como excusa diciendo que "cada uno hace lo que puede o lo que sabe", ante esta idea tenemos que decir, aunque ya he dejado claro que no hay un patrón ni una fórmula mágica que nos garantice que la educación y relación familiar sea satisfactoria, si que podemos afirmar que se puede aprender a adquirir una serie de competencias, hábitos o pautas que nos ayuden a mejorar las relaciones personales, de pareja, familiares y a educar a nuestr@s hij@s, siempre y cuando no se tomen como absolutas e infalibles, pues hay que tratarlas con matices, respetando la propia identidad del otr@ y aprender de nuestras experiencias además de buscar respuestas o soluciones si vemos que falla lo que hacemos, así como desprendernos de la idea que los roles impuestos por el sistema son los adecuados y  que no existen otras posibilidades o vías. Ojo que tampoco hay que ser permisivos y aceptar todo lo que venga educando al "libre albedrío", tenemos que aprender a equilibrar la balanza, sabiendo que hay dos direcciones para que haya un mejor entendimiento, pero teniendo muy claros los valores positivos y lo que realmente importa en la vida para no dejarse llevar por los prejuicios y estereotipos.

Desde antaño estamos acostumbrados a decir o escuchar que "La familia es lo primero" "Que lo mejor en esta vida es una madre o un padre" "Que el amor y lealtad de hermano/a es mayor que el de l@s amig@s" etc etc... A veces son frases sobre valoradas en el sentido que eso no siempre es cierto, que a veces la familia son nuestro "mayor enemigo". En un porcentaje bastante considerable la distancia no es física, sino que la psíquica y emocional es aún mayor aún teniendo relaciones a diario aparentemente buenas, me refiero a esas familias que de puertas para afuera son una cosa y la realidad otra bien distinta.

¿Que falla? ¿Porque es tan superficial la relación con los que se supone que existe amor y cariño? Quizás sea porque algunas personas solo entienden la familia sin relaciones empáticas y solo cubren la función afectiva, asistencial y socioeducativa desde un plano superficial, por lo tanto lo que se recibe también es superficial y frágil, de ahí que conforme nos vamos haciendo mayores las distancias se agrandan más y vamos encontrando puntos de apoyo en otras personas fuera del entorno familiar.

De manera breve voy a definir en qué consisten estas funciones que debe aportar la familia a los miembros de esta. De manera escueta podemos decir que:
LA FUNCIÓN AFECTIVA: se puede definir como la función que favorece y estimula el "apego" con actitudes afectivas positivas y de pertenencia al "grupo"
LA FUNCIÓN ASISTENCIAL: es la función que nos proporciona protección y atención/ayuda ante nuestras necesidades.
LA FUNCIÓN SOCIOEDUCATIVA: Es la encargada de la socialización y ayuda a la transmisión de normas, costumbres, conocimientos, valores... etc a los miembros de la unidad familiar.
Si la familia solo cumple de manera literal y superficial estas funciones (que son vitales e importantes) tenemos un problema si no se ponen acentos o matices a esas funciones y hacemos que deriven en otras subfunciones, además de personalizar esa educación no sobre quién educa sino sobre quien recibe la educación. Las estadísticas y las listas de espera de psicólogos, terapeutas y demás centros de orientación familiar, nos revelan que algo no funciona, que las cuentas no cuadran, a veces nos preguntamos ¿Que hacemos mal? Y en la mayoría de las ocasiones no encontramos respuesta ...

Por lo general todas las personas queremos ser "buen@s"  familias, padres, herman@s, hij@s... etc y de igual manera queremos recibir una "buena" atención o relación por parte de los demás, eso es obvio. ¿Pero porque no se consigue si la intención es buena? Creo que ahí esta el asunto, de antemano ya llevamos una intención que como "esperamos" unos resultados, a veces se convierte en imposición y si esa intención no es coherente con la visión y/o el ejemplo hacia el otro, vienen los problemas.

Dicho esto debemos cuestionarnos a nosotros mismos, no mantener nuestras ideas o métodos como absolutos y preguntarnos ¿Que significa ser "buen@" ?  ¿Lo que yo considero que es bueno, o lo que es bueno o lo que necesita ese miembro de mi familia? ... Si, si... la parte difícil es esta, el saber/conocer y en muchos casos el aceptar lo que "el otro" necesita o quiere ser, no todas las personas tienen claro que lo "bueno" no siempre está asociado a lo que uno quiere, por lo que inconscientemente perjudica psicológicamente a la otra parte, así como el no comprender que  "Querer ayudar a alguien no esta asociado  con el dar" y de igual forma tampoco podemos asociar el "recibir cosas" con ser importante para la otra parte o que te quieren más por ello, así como el no tener puntos de encuentro, no necesariamente implica que no se pueda llegar a un buen entendimiento y a una buena relación...

A veces "Menos es Más". No podemos confundir los sueños propios con los sueños de los ajenos y esforzarse para que la educación nos haga libres, independientes, procurando unos buenos cimientos "valores" que nos ayuden a saber elegir el camino adecuado para cada cual, no el que otros han pensado para nosotros. Tenemos que estar abiertos a escuchar o conocer los enfoques del otro miembro de la familia, pero cuando ya se tiene cierta edad, también hay que tener claro quien es uno mismo y defender tu identidad, no aceptar el papel que "otro" tenga pensado para ti, pues cada uno es el protagonista de su propia vida y no puede ir por ahí aceptando papeles secundarios cuando para bien o para "mal" tu tienes la potestad de poder elegir quien quieres ser.

OPINA:

4 COMENTA LA PUBLICACIÓN AQUÍ:

Gema Avefénix dijo...

Hola Maria Teresa! genial post, dado los tiempos que corren, y esa forma tan mecánica de actuar hasta con nuestros propios seres queridos, hay valores que creo que no se le dan importancia, para una buena educación o para que el día de mañana no existan efectos secundarios en los comportamientos de las personas... a la hora de afrontar la cotidianidad de la vida.... no sé nos enseñan tanto en el ambiente familiar como a veces educativo, lo que es sumar o restar.. como prioridad, y pienso que el sentimiento de admirar la belleza de una simple flor... por poner un ejemplo, es una sensibilidad que se está perdiendo y que tanto daño nos está haciendo, tanto en el entorno familiar, como en cualquier otro.
Besos guapa ;)

Gluten free dijo...

La familia es fundamental a la hora de educar....no podemos basar la educación de nuestros hijos en los profesores, en el colegio....la educación comienza en nuestra propia casa. Muy cierto y cercano tu artículo. Muchísimas gracias María Teresa

MariaTeresa Granada dijo...

Gracias a ti Gluten free... en este ambito hay mucho por hacer desde dentro, ya que como tu apuntas este tiempo atrás se daba más prioridad a lo que pudieran enseñarles a nuestros hijos "los de fuera" que nosotros mismos , lo bueno de todo esto es que estamos empezando a darnos cuenta de los errores del pasado y saber que tienen que ir de la mano la familia y escuela para conseguir una mejor formación en valores y en calidad humana.
Saludos!!

MariaTeresa Granada dijo...

Gracias Gema por tus palabras siempre tan halagadoras. El tema familiar no ha tenido la presencia que se merece y nos hemos dejado "creer·la idea o pensar durante mucho tiempo que "cada uno hace lo que puede y no hay más..." pero está claro que si que se puede hacer mucho más. Si desde pequeños nos proporcionan las herramientas suficientes para construirnos una buena estructura emocional, todo lo demás vendrá rodado. No será la última publicación dedicada al tema familiar, así que espero que nos vayas dando tu opinión de "mami" en las futuras entradas.

Un besote grandote!!

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

La Educación Transformadora - Vídeo de Educación Sin Fronteras

PUBLICACIÓN DESTACADA

Diversidad de Opiniones e Intrusismo Laboral

El motivo principal por el que decido crear esta entrada es porque a través de conversaciones y situaciones, me voy dando cuenta que e...

OTRAS PUBLICACIONES

NOS VISITAN DESDE...

Copyright © "El Espacio de la Diversidad" | Powered by Blogger
Design by Lizard Themes | Blogger Theme by Lasantha - PremiumBloggerTemplates.com